Breve reseña de XIA: LEYENDAS DE UN SISTEMA A LA DERIVA

Breve reseña de XIA: LEYENDAS DE UN SISTEMA A LA DERIVA

¿Por qué nos gusta tanto XIA: LEYENDAS DE UN SISTEMA A LA DERIVA?

 

Muchos de los clientes y/o seguidores de la tienda podéis comprobar que cada cierto tiempo sacamos a mesa XIA: LEYENDAS DE UN SISTEMA A LA DERIVA teniendo una ludoteca extensísima y que cada día va creciendo más y más. ¿Y por qué sacamos tanto este juego y no otros?

Partida de Xia: Leyendas de un Sistema a la Deriva en Walkyria Cómics

XIA: LEYENDAS DE UN SISTEMA A LA DERIVA es un Sandbox, término extrapolado del mundo de los videojuegos y que sirve para definir un juego en el que el jugador tiene completa libertad para moverse por el tablero y hacer lo que le dé la real gana. Cada jugador interpreta a un capitán que gobierna una pequeña nave con la que navegará a lo largo del sistema espacial que orbita alrededor de la mega estrella XIA, compitiendo junto al resto de jugadores por llegar al objetivo en puntos de fama convenido entre todos. ¿Y cómo lo puede conseguir? Pues no hay un camino claro, y esto es lo que nos gusta del juego. Cada jugador parte desde una base espacial y comienza a explorar el sistema a su libre albedrío, completando entre todos los jugadores un puzle espacial gracias al sistema de losetas independientes. Esto es algo que también nos motiva a jugar más partidas, puesto que gracias al tablero modular cada partida es diferente: Al inicio de la partida cada jugador va revelando por turno una loseta desde la que parte y a partir de ahí se explorará el sistema. En el caso de jugar con la expansión VESTIGIOS DE UNA ESTRELLA OLVIDADA, la partida comenzará desde una loseta especial de ESTACIÓN ESPACIAL, un espacio favorable para los jugadores muy similar a un planeta. 

Existen, como hemos indicado, muchas maneras de conseguir fama: Puedes explorar el tablero y recopilar fichas de exploración (cada dos fichas recolectadas sumas un punto de fama automático). Obtendrás fama al cumplir las misiones que vas recibiendo durante el viaje, comerciando entre planetas, siendo el primer jugador en utilizar un portal de teletransporte; cada vez que destruyes una nave, sea cual sea, recibes puntos de fama, puedes gastar 5000 monedas y conseguir un punto de fama, o si sacas un 20 en cualquier tirada sumas un punto también… lo que te dé la gana.

Al inicio de la partida cada capitán configura su nave inicial de la manera que crea conveniente con el siguiente equipamiento: Motor (evidentemente), escudo de energía para protegerse del daño recibido durante el viaje o por parte de otras naves, equipar misiles o blasters con los que destruir otras naves o cumplir misiones de tráfico ilegal de armas. Existen modificaciones que permiten una optimización de cualquiera de estos elementos, pero de momento el capitán tendrá que elegir muy cuidadosamente cual de ellos utilizará en cada momento. ¿Quieres una nave rápida pero frágil, o una nave más lenta pero bien protegida por un escudo de energía? ¿Tu estrategia se basará en destruir otras naves o en comerciar?

Cada capitán irá modificando su estrategia inicial (en el caso de tenerla) a medida que vaya adquiriendo misiones que le permitan conseguir puntos de fama, descubriendo planetas interesantes para comerciar o para cumplir misiones, o lo que vaya sugiriendo la partida (si estás perdido y no sabes qué hacer: explora. Algo saldrá...)

La mecánica del turno es bien sencilla: Cada nave dispone de cuatro acciones con las que podrá activar el equipamiento cargado y que en cada caso será diferente: El Motor admite tres activaciones, las armas una activación y el escudo de energía dos. De esta manera deberá gestionar sus acciones según le convenga: avanzar (lo más habitual), protegerse del daño que le puedan ocasionar los campos de asteroides, campos de chatarra, escudos de energía de las constelaciones o los escudos de energía de los planetas en el caso de que prefiera acceder a ellos de una manera ilegal; también puede atacar a otras naves mediante el uso de los torpedos de protones o de blisters que hayan cargado en la bodega o mediante el uso de algunas habilidades innatas de cada nave.

A partir de ahí toca jugar, explorar el sistema de XIA y disfrutar del juego y la libertad que te ofrece.

Por otra parte, el despliegue en mesa es absolutamente espectacular por la calidad de sus componentes. Cada nave tiene su miniatura pintada y los asteroides y otros objetos que gravitan en el Sistema también tiene su miniatura correspondiente. Las monedas son metálicas y muy chulas, y la calidad de las losetas que configuran el tablero de juego es muy buena.

Las dos expansiones que existen en el mercado añaden profundidad al juego: Vestigios de una estrella olvidada soluciona algunos pequeños fallos del juego base, añade más losetas, naves, eventos de misión, mejoras e incluso una aventura en solitario. En la tienda la recomendamos porque hace de la experiencia de jugar a XIA mucho más interesante (e incluso tenemos un pack del juego base más la expansión a un precio muy bueno).

Otra pequeña expansión, Misiones y poderes, nos añade más misiones y nuevas habilidades para cada nave que amplía la rejugabilidad una barbaridad.

La duración de las partidas es muy variable, ya que al inicio de la sesión los jugadores eligen a cuántos puntos de fama quieren jugar. El primero que llegue al número indicado gana. A medida que aprendes a jugar te apetece ampliar el límite de victoria cada vez más... hasta que juegas a 20 puntazos. Una partida media a 15 puntos entre 5 jugadores con cierta experiencia en el juego oscila entre las dos y las tres horas, como mucho (dependiendo del Análisis-Parálisis reinante...). 

Un juego que recomendamos siempre que podemos y que sabemos que hará las delicias de cualquier jugador.

¿Es caro? El juego base cuesta 100€ y la expansión básica 45 €, pero si abres el juego y analizas tanto la rejugabilidad como la calidad de los componentes, merece mucho la pena. Además, nosotros siempre decimos lo mismo, y parece de perogrullo: un juego caro al que se juega con regularidad sale barato. Un juego barato al que apenas se juega sale muy caro.  Nosotros habremos jugado alrededor de 20-25 partidas, todas diferentes y muy divertidas, así que podemos afirmar que nos ha salido barato. 

 

  

Sitio web realizado por Informadsa Servicios Informáticos s.l.